Lee Eun-ju, la eterna estrella de un país

22 de febrero del 2005. Corea del Sur. Una fría tarde de invierno, el país se enteraba de una terrible noticia: Lee Eun-ju, una de las actrices más prometedoras de aquella época, se había suicidado. Antes de su muerte, la actriz dejó una nota en la que culpaba a la presión social de sus problemas de depresión e insomnio.

La carrera de Lee Eun-ju fue corta pero llena de éxitos y premios. Empezó en el mundo del modelaje pero pronto comenzaría a destacar por sus actuaciones tanto en la pequeña como en la gran pantalla. Sin embargo, la presión de una sociedad aún bastante conservadora la llevó a quitarse la vida con tan solo 24 años. Hoy, en Espacio Fílmico, queremos recordar a modo de homenaje a una estrella cuya luz se apagó demasiado pronto.

Lee Eun-ju nació en 1980 y desde muy joven logró hacerse un hueco en el mundo del espectáculo como modelo. Gracias a ello, las ofertas para debutar en televisión no tardaron en llegar. Sus primeros papeles destacables fueron en los dramas Start (1997) y KAIST (1999), dos series donde el público empezó a familiarizarse con la cara de la actriz.

En 1999, Lee Eun-ju daría el salto a la gran pantalla con la película Rainbow Trout, de Park Chong-won. Aunque su papel secundario pasó algo desapercibido, fue más que suficiente para que Hong Sang-soo se fijase en ella y le ofreciese un papel como protagonista en su próxima película: Virgin Stripped Bare by Her Bachelors (2000).

Lee Eun-ju en Virgin Stripped Bare by Her Bachelors
Virgin Stripped Bare by Her Bachelors supuso el inicio de un largo camino hacia la fama.

En Virgin Stripped Bare by Her Bachelors, la actriz interpreta a una joven de 24 años sin nada de experiencia en el mundo del sexo. Durante la película vemos cómo evoluciona su relación con su jefe y con el amigo de este. Lee Eun-ju sostiene todo el peso de la película. Su gran actuación le sirvió para recibir el galardón a Mejor Nueva Actriz en los Grand Bell Awards del 2001.

Los primeros pasos de Lee Eun-ju en el cine no podían ser más satisfactorios. Su primer papel como protagonista se había visto recompensado en una de las galas más prestigiosas de Corea del Sur. La actriz estaba comenzando a vivir su sueño, pero un par de escenas de sexo en la película no pasaron desapercibidas en un país ciertamente conservador. Un runrún comenzó a generarse y aparecieron las primeras críticas contra la actriz. Aun así, la carrera de la actriz ya había despegado y esta empezaría a coger velocidad gracias a su siguiente película: Bungee Jumping of Their Own (2001).

Lee Eun-ju en Bungee Jumping of Their Own
Bungee Jumping of Their Own es uno de los melodramas más famosos del país surcoreano.

El director, Kim Dae-seung, construyó una película con todos los ingredientes necesarios para triunfar en el país. Juntó a dos actores que empezaban a despegar por aquella época, Lee Byung-hun y la propia Lee Eun-ju, y los unió en un romance donde la tragedia arremetía contra ellos.

La película generó cierta controversia, pues mostraba, además, la relación sentimental entre dos hombres, un tema bastante tabú en el país por aquella época. Pero, sorprendentemente, terminó siendo todo un éxito y llegó a liderar las listas de las más vistas del año en cines. La actriz parecía no despertar de su sueño personal, ya que todo lo que tocaba se convertía en un éxito.

Lee Eun-ju en Lover's Concerto
Lee Eun-ju volvería a juntarse con dos actores en alza, Cha Tae-hyun (My Sassy Girl) y Son Ye-jin.

La suerte de Lee Eun-ju no terminaría aquí. Solo un año después de su última película, la actriz protagonizaría junto a Cha Tae-hyun y Son Ye-jin otro melodrama que volvería a llamar la atención de todo el país surcoreano: Lover’s Concerto (Lee Han, 2002), una historia a tres bandas sobre el amor y la amistad.

Llegados a este punto, la vida parecía sonreírle a Lee Eun-ju. Muchos le auguraban una carrera llena de éxitos hasta su vejez y su nombre empezaba a estar en boca de todo el país. Muy lejanas parecían ya aquellas críticas que comenzaron a manifestarse tras su papel en Virgin Stripped Bare by Her Bachelors.

Las ofertas de trabajo no paraban de llegar a su buzón y durante los tres siguientes años protagonizó un total de cuatro películas. Las tres primeras –Unborn But Forgotten (2002), The Garden of Heaven (2003) y Au Revoir, UFO (2004)–, a pesar de tener a Eun-ju como protagonista, pasaron sin excesiva atención por las carteleras. No obstante, la cuarta, Tae Guk Gi: The Brotherhood of War (Kang Je-gyu, 2004), fue el detonante que colocaría a Eun-ju en la cima del estrellato.

Lee Eun-ju en Tae Guk Gi: The Brotherhood of War
A pesar de su papel «secundario», toda la crítica alabó la actuación de Lee Eun-ju.

Tae Guk Gi: The Brotherhood of War, aquí traducida como Lazos de guerra, es una cinta bélica sobre la Guerra de Corea que supuso un éxito absoluto en cines. Sumó más de dos millones de espectadores y se convirtió en la película más vista de la historia de Corea del Sur hasta la fecha. Incluso hoy en día, más de 15 años después, ocupa el decimocuarto puesto.

Aunque Lee Eun-ju estaba algo más relegada a un segundo plano, pues los protagonistas principales eran Jang Dong-gun y Won Bin, su papel fue clave en el éxito de esta. Gracias a ello la actriz protagonizaría una exitosa serie de televisión, Phoenix (2004), y The Scarlet Letter (2004), que sería la última película de su carrera.

The Scarlet Letter
Byun Hyuk quiso que Lee Eun-ju fuese la estrella de su thriller romántico.

The Scarlet Letter es ese tipo de película difícil de catalogar. A modo de resumen, se podría decir que es un thriller romántico donde un asesinato se mezcla con las relaciones amorosas de sus protagonistas. El papel de Lee Eun-ju es el de la amante del protagonista, Han Seok-kyu, por el que incuba progresivamente una extraña obsesión, desembocando en uno de los finales más angustiosos del cine surcoreano. No apta para personas claustrofóbicas.

La película, a pesar de llevarse numerosas nominaciones en los Blue Dragon Film Awards y en los Grand Bell Awards, quedó marcada por las escenas de sexo de la actriz. Aquellas críticas que ya recibió por unas escenas similares en Virgin Stripped Bare by Her Bachelors volvieron a acentuarse y llevaron al límite a la propia actriz, que comenzó a padecer graves episodios de depresión e insomnio. Varios meses después, tan solo un par de días tras su graduación, su hermano encontraría el cuerpo sin vida de la actriz en su casa.

La repentina noticia de su muerte fue todo un shock para el país. Nadie podía, o no quería, aceptar que una actriz en pleno apogeo hubiese decidido quitarse la vida de aquella manera. Más tarde se reveló que Lee Eun-ju llevaba bastante tiempo sufriendo depresión y ansiedad debido al agitado mundo del entretenimiento. Las críticas por su última película fueron la gota que colmó el vaso.

Muerte Lee Eun-ju
Detrás de la faceta risueña de la actriz, se escondían unos graves problemas por depresión y estrés.

El suicidio es uno de los problemas más graves a los que se enfrenta el país surcoreano. No son pocas las personalidades del mundo del espectáculo que han elegido esta vía de escape de un mundo lleno de presión y estrés.

En cierto modo, la finalidad de este artículo es dar a conocer uno de estos casos, así como intentar que una de las más prometedoras actrices del cine surcoreano no caiga en el olvido. Como dijo la propia actriz en una entrevista: «no quiero ser ese tipo de estrella que logra la fama de manera instantánea y, a continuación, es olvidada de la noche a la mañana. Quiero aprender paso a paso cómo llegar a ser una buena actriz y, entonces, trabajar mi camino».

Lee Eun-ju, allí donde estés, seguro que sigues disfrutando del cine.

Deja una respuesta