KAFA: la cantera del cine surcoreano

“Cuando estaba en la escuela, estudiaba las películas de Martin Scorsese”, fueron las palabras del ya famoso discurso de Bong Joon-ho al recoger el Oscar a Mejor Director. Palabras que en un principio iban dirigidas al propio Scorsese, de cuerpo presente, también llegaron al corazón de esa escuela a la que se refería Bong: la Korean Academy of Film Arts (KAFA).

Inaugurada en 1984 por el Korean Film Council (KOFIC), la KAFA es considerada la escuela de cine más prestigiosa de toda Corea del Sur. De ella han salido más de 500 directores y ha jugado un papel muy importante en el llamado “Segundo Renacimiento del Cine Coreano” (finales de los 90 y principios del nuevo milenio).

Bong Joon-ho en KAFA
Bong Joon-ho, el hijo predilecto de la KAFA.

Como cualquier escuela que goce de ser la mejor en su terreno, el acceso a la KAFA no es nada fácil. Empezando por la presentación de un portafolio, continuando con un examen escrito de hasta 6 horas y terminando con una entrevista de similar duración, las pruebas de ingreso se alargan hasta los 5 meses. Además, existe también la regla de que todo estudiante que suspende en la última ronda no puede volver a presentarse con el mismo portafolio, lo más importante para la KAFA. Y es que la escuela, en su grado máximo de exigencia, solo acepta a estudiantes que tengan cierta experiencia previa.

Por si esto no fuese suficiente, una vez dentro de la escuela, las clases también son extremadamente duras. Entre ellas destaca la de análisis cinematográfico, clase impartida por el prestigioso crítico de cine Jung Sung-il. Durante los dos años que dura el curso los estudiantes deben analizar, semana tras semana, las películas propuestas por el crítico y redactar un manuscrito de treinta páginas por cada una. La fama que precede al crítico, conocido por su dureza y rigurosidad a la hora de examinar, es tal que existe la creencia entre los estudiantes de que solo aquellos que logren completar sus clases terminarán convirtiéndose en directores de éxito.

Incoherence (1994) KAFA Espacio Filmico
Incoherence (1994) fue el proyecto de graduación de Bong Joon-ho.

Con todo este esmero y meticulosidad, la KAFA ha logrado ir creando un grupo de prestigiosos directores. Con Bong Joon-ho como máximo exponente, Hur Jin-ho (Christmas in August, One Fine Spring Day), Im Sang-soo (The President’s Last Bang, The Housemaid), Kim Tae-yong (Late Autumn, Memento Mori) o Choi Dong-hoon (Assassination, The Thieves), son algunos de los directores que completan esta particular lista.

Pero la KAFA no solo vive del pasado. Varios son los directores que en los últimos años han logrado graduarse y llamar la atención de todo el país. El caso más famoso, el cual ya comentamos en otro post, es el de Yoon Sung-hyun y su trabajo de graduación: Bleak Night (2010). Aquello supuso un impulso en su carrera y, gracias a ello, este año ha logrado estrenar su última película, Time to Hunt (2020), en Netflix.

Hay otros directores, también graduados en estos últimos años, que poco o nada tienen que envidiar al debut de Yoon Sung-hyun. Yi Okseop (Maggie), Kim Ui-seok (After My Death), Ahn Ju-young (A Boy and Sungreen) o Han Ka-ram (Our Body), son algunos de los directores que están llamados a convertirse en el futuro de la industria cinematográfica del país.

Maggie (2018) KAFA
Maggie (2018) sorprendió por el humor peculiar de su directora, estudiante de la KAFA.

Aún con todo esto, la escuela no solo es especialista en crear buenos directores sino que también hace lo propio con sus películas. Actualmente cuenta con cuatro áreas de especialización: dirección, filmación, animación y producción. Esta última fue añadida en 2009 y desde entonces la escuela, que cuenta con el apoyo financiero del Gobierno, produce alrededor de cuatro películas al año. Algunas de ellas, como INGtoogi (2013), Alice in Earnestland (2015), Socialphobia (2015), Our Love Story (2016), The Bacchus Lady (2016) o After My Death (2017), lograron llenar las salas de cine e incluso fueron nominadas, y ganaron, en los festivales más prestigiosos del país.

Estudiantes de cine coreano KAFA
Estudiar en la KAFA es el sueño de muchos jóvenes directores.

A principios de cada año, la escuela organiza el “Korean Academy of Film Arts Festival”. En dicho festival, que normalmente dura tres días, los estudiantes presentan sus proyectos de fin de carrera, a modo de acto de graduación. Y, aunque la asistencia es totalmente gratuita, el festival goza ya de cierto prestigio y renombre. A él acuden críticos y gente de la industria que buscan presenciar el nacimiento de nuevos talentos.

Este año, sin embargo, el festival ha tenido que ser pospuesto por culpa del coronavirus. Por lo que aún tendremos que esperar un tiempo para poder conocer los nombres de aquellos directores que intentarán hacerse un hueco dentro del cine surcoreano. Quizás, en un futuro, alguno logre repetir la hazaña de Bong Joon-ho.

Deja una respuesta