El color en Kurosawa: Kagemusha

Tras la primera entrega enfocada al uso del color en el cine, en este artículo analizamos cómo Kurosawa usó la teoría del color para enriquecer su primera obra maestra en color: Kagemusha (1980). Damos por hecho que se conoce la película, por lo que habrá spoilers.

Sé que ahora mismo os ronda la cabeza por qué Kurosawa, quien tiene más películas en blanco y negro que en color. Esa misma es la razón que me motivó a estudiarlo. ¿Por qué un director tan prestigioso como el japonés esperó casi 30 años para rodar en color? La respuesta es respeto. La primera profesión artística de Kurosawa, la cual sería fallida, fue pintor. Y era tal el respeto que éste le tenía al color que decidió no usarlo hasta que la tecnología le diese total libertad. El hecho de que tardase casi tres décadas en trabajar con color no hace más que reafirmar la premisa de que, cuando finalmente lo usó, fue de manera totalmente consciente y útil. Eso sí, lo aprendido como pintor no sería en vano pues acabó pintando a mano sus propios storyboards.

teoria del color kurosawa

EL COLOR EN EL CINE DE KUROSAWA

Una de mis atrevidas tesis es que no todo color añade significado ni todo director usa el color. Aquí es donde destaca Akira Kurosawa. Al analizar los filmes del japonés podemos distinguir tres usos diferentes del color. Por un lado, Kurosawa usa el color de una forma muy práctica al asignar diferentes colores a diferentes guerreros y batallones, haciendo más sencilla la labor del espectador de diferenciar entre unos y otros. Esto, que en blanco y negro tendría que ser solucionado basándose en la forma, ahora Kurosawa puede hacerlo a través del uso del color. De igual manera, vemos una clara intención por parte de Kurosawa de crear una armonía de colores en sus películas. Bien sea mediante el uso de los colores primarios o usando los colores secundarios siempre mantendrá un cierto balance que hace al ojo del espectador estar relajado para, cuando vea conveniente, crear tensión usando en abundancia algún color. Como maestro de la composición fotográfica, Kurosawa utilizó el color para así crear escenas con una gran tensión visual. Por último, el director japonés usa el color en sus filmes para añadir significado de una manera sutil que se adentra en el subconsciente del espectador. Ya sea un rostro que se transforma en pálido, una pantalla que se inunda de sangre roja o una nevada que proyecta todo de un frío azul, el director japonés no duda en usar el color de manera simbólica. Bien por semejanza o disparidad, el color añade significado constantemente en los filmes de Kurosawa. He llamado a estos tres usos del color: distintivo, armónico y simbólico.

ANÁLISIS CROMÁTICO DE KAGEMUSHA

Kagemusha (La sombra del guerrero) es una historia de poder y humanidad. Está considerada, junto a Ran (1985) y Trono de sangre (1957), el más soberbio tríptico cinematográfico sobre el poder. En Kagemusha, el color tiene una importancia vital y podemos encontrar los tres usos típicos que hace Kurosawa del color: armónico, distintivo y simbólico. Pero, además, hay un instante en el que los propios personajes de la historia utilizan el color a su conveniencia para manipular la concepción de otro personaje. De este modo, no solo tenemos una influencia unilateral del director hacia la audiencia sino interna entre los propios personajes.

DISTINTIVO

El uso del color más sencillo de analizar es aquel cuya función es meramente distinguir entre distintos personajes. Esto, aunque sencillo, será fundamental en Kagemusha ya que se trata de una película bélica cuyas batallas están compuestas por ejércitos de cientos de soldados.

Para ello, el filme abre con una escena en la que vemos a un soldado corriendo entre multitud de cuerpos, que, de primeras, no sabemos si yacen muertos o descansando. Con una música jovial y juguetona, este soldado corre como si le fuera la vida en ello, saltando soldados y escalones de dos en dos, dejando una polvareda a su paso.

color kagemusha

Conforme el soldado avanza, vemos que los cuerpos despiertan poco a poco, sorprendidos ante la carrera de este soldado. Sin saber aún si este soldado trae buenas o malas noticias, el espectador empieza a darse cuenta de que, conforme avanza, existen distintos tipos de guerreros descansando los cuales están distinguidos por colores. Como podemos ver en los fotogramas, primero aparece el batallón negro, que da paso al verde, el rojo, el morado y, finalmente, el amarillo que se encuentra a las puertas del edificio principal.

color kurosawa

Por supuesto, en las escenas interiores que vemos en el siguiente fotograma, también podemos observar los distintos colores que conforman el Clan Takeda. Estos colores están presentes tanto en los estandartes que sujetan los ayudantes de los generales a las puertas de la sala, como en las vestimentas de los generales reunidos: rojo, naranja, verde y negro se vuelven a repetir. Estos colores acompañarán a los estandartes del clan durante el resto de la película.

color la sombra del guerrero
ARMÓNICO

La armonía es un aspecto fundamental para Kurosawa como ha demostrado a lo largo de su filmografía con tan cuidada composición. En Kagemusha, el director japonés usa los colores para crear momentos donde reina la armonía. Esta armonía se puede alcanzar por varias vías, pero lo fundamental reside en que haya un balance entre todos los elementos que lo componen. En el caso del color, algo está en balance cuando existen los tres colores primarios en igualdad de condiciones. De la misma manera, dos colores complementarios también crearán una armonía.

En Kagemusha tenemos varios ejemplos de armonía creada intencionalmente por Kurosawa. Muchos de ellos ocurren en el palacio japonés de los Takeda, creando en el espectador el sentimiento de que todo en casa es armónico. Un lugar donde reina la paz, contrario a la guerra, donde viven las familias.

top filmografia kurosawa
Un gran día comienza para el Clan Takeda y la armonía azul + naranja (rojo + amarillo) nos lo predice.

De igual manera, Kurosawa usará la combinación de los colores rojo, amarillo y azul en distintas escenas con distintos resultados. Otro ejemplo de armonía en el palacio lo podemos encontrar en la presentación del nieto de Shingen Takeda, Takemaru, quien es el futuro heredero del clan. En esta escena podemos ver cómo el director japonés crea armonía al unir la vestimenta amarilla del mensajero, la vestimenta azul de Takemaru y el estandarte rojo. De esta manera, sigue existiendo un balance armónico en pantalla dado el momento de felicidad que viven los personajes tras haber pasado una crisis casi fatal.

armonia kurosawa

Otro significado que se puede extraer de la armonía continuada conseguida por Kurosawa usando los colores amarillo, rojo y azul es que se necesitan entre sí. Un claro ejemplo de esto lo podemos ver en el siguiente fotograma, una escena donde la sombra, intentando adaptarse a la vida en el palacio, se asoma por la ventana para mirar a unas mujeres que pasaban por allí. El paje, de azul, se lo permite pues como hemos visto con anterioridad la sombra tiene un carácter cercano y juguetón, ganándose la amistad de los pajes quienes aún son jóvenes e inexpertos. Sin embargo, cuando uno de los guerreros adultos responsables de su formación llega a la habitación regaña a ambos, haciéndoles recapacitar y volver al rol que deben mantener mientras están en palacio. De esa manera, con la llegada del guerrero de color rojo se restablece el balance que debe tener la sombra para que su personificación de Shingen Takeshi sea exitosa.

colores primarios kurosawa

Por último, es interesante mencionar el uso que Kurosawa hace de la armonía cuando los soldados abandonan la guerra tras resultar Shingen Takeshi herido de gravedad. Como podemos apreciar en los siguientes fotogramas, primero vemos una larga fila de soldados que caminan cabizbajos al contraluz del sol dejándolos en una silueta sombreada rodeada de amarillo. Tras casi dos minutos de un destello amarillo en la pantalla, Kurosawa contrasta con un cielo que se parte en dos entre los colores rojo y azul. Esta sucesión de imágenes, primero amarillo y luego rojo más azul, puede ser una estrategia de Kurosawa relacionada con el efecto que crea nuestro cerebro al mirar fijamente un mismo color durante mucho tiempo. El ojo humano, para contrarrestar la abundancia de ese color, al dejar de mirarlo lo suplementa con los colores complementarios a ese color. Es por ello por lo que después de mirar al sol vemos manchas de colores si cerramos los ojos, o cuando miramos fijamente una pantalla digital de un solo color al cerrar los ojos veremos su complementario. El ojo intenta balancear la entrada de color. Siguiendo esta teoría, Kurosawa balancea la cantidad de amarillo que el espectador ha recibido durante dos minutos con sus colores complementarios: el azul y el rojo.

colores la sombra del guerrero
SIMBÓLICO

El último uso del color por parte de Kurosawa es aquél que añade significado a la obra y con su uso cambia o modifica el significado convencional de objetos o personajes. Este se podría decir que es el uso de color más importante o, al menos, el más personal pues es el que viene directamente de la mente y ojos del director.

Es por ello por lo que, aunque ya he analizado el color en la vestimenta como un signo de distinción entre personajes, es importante analizar cómo Kurosawa añade significado con el uso del color en las vestimentas de ciertos personajes. Por ejemplo, cómo podemos ver en el siguiente fotograma, a partir de cierto momento del filme Kurosawa comienza a representar a Nobukado, hermano del líder Shingen Takeda, con el color azul. Esto se debe a una intención simbólica y no a una distintiva pues el personaje ya ha sido introducido cuando ocurre. De esta manera, el director lo está representando como alguien sereno, frío y calculador.

kagemusha 1980 kurosawa

El blanco y el negro son los colores de la elegancia por excelencia. Por eso, es común encontrar a los personajes más poderosos vestidos de esos dos colores, no porque sea un recurso artístico sino porque la historia de la humanidad ha progresado en esa dirección. El propio Kurosawa representa con estos colores a los personajes más poderosos. Sin embargo, el rival de mayor fuerza física en Kagemusha, Oda Nobunaga, no es representado con la serenidad o seriedad que tienen estos dos. Por el contrario, como podemos ver en el siguiente fotograma, Kurosawa usa diversidad de colores para representar la juventud que caracteriza a este carismático líder.

kagemusha colores primarios

La cantidad de colores con los que es representado Nobunaga nos puede indicar varias cosas: bien que su juventud le hace escoger y combinar colores más saturados o bien que su personalidad no se ha terminado de desarrollar y no es lo suficientemente unitaria. En cualquier caso, está claro que Kurosawa representa la juventud con una combinación de colores. Si prestamos atención a su acompañante, el paje, vemos como también es representando por colores incluso más dispares que los de su jefe. Y es que, todos los pajes que aparecen en el filme son vestidos con colores llamativos o bien colores pastel. Por lo tanto, debemos llegar a la conclusión de que Kurosawa asocia la agrupación de varios colores con la juventud y con la falta de serenidad que aporta la edad.

kagemusha color theory

Desde otro punto de vista, existe la lectura que Kurosawa además de definir la juventud con lo colorido, esto también puede ser visto como debilidad: falta de poder tanto físico como mental. Esto se puede apreciar especialmente en el hijo de Shingen, Katsuyori Takeda, quien es representado en todo momento con vestimentas coloridas. No solo él es representado de manera colorida en la batalla en la que resulta perdedor, sino que su rival, Oda Nobunaga, irá a batalla con una armadura completamente negra. En comparación, Katsuyori (colorido) se quedará viendo desde la distancia cómo mueren sus soldados mientras Nobunaga (negro) resultará ganador liderando el combate.

kagemusha cine color

Otro uso que Kurosawa le da al color es para la creación de atmósfera. En Kagemusha podemos ver una representación de la guerra como algo oscuro y rojo, como metáforas de lo negativo y la sangre que derraman ciertas pasiones. A pesar de que el rojo predomina en las escenas de guerra ideadas por Kurosawa, el artista japonés también creará contrastes constantes con el color azul. En esta escena representada en los siguientes fotogramas, donde vemos al joven Katsuyori caminar nervioso de un lado para otro, el fondo cambia entre colores rojizos y azulados. De esta manera crea momentos de completa tensión donde la imaginación del espectador rellenará el contenido omitido de la historia creando una imagen con toques delirantes donde dos colores extremos como el rojo y el azul se suceden igual que los dos batallones luchan por ganar la contienda. Hay que remarcar que aquí no hay armonía, sino una batalla brutal entre el azul y el rojo.

kurosawa cine color

Por último, resulta muy curioso el final del doble, quien, desolado tras la expulsión del clan, los persigue entre las sombras. Como podemos ver en el siguiente fotograma, con la cara pálida y los ojos rojos, este se ha convertido en un personaje guiado por la locura. Alguien quien ha perdido su propio ser y se ha transformado en un maldito que no es aceptado por la sociedad. Este personaje nos puede recordar al personaje Don Quijote (a quien Kurosawa hace referencia en varias entrevistas), quien, tras leer demasiados libros de caballerizas, cree estar luchando contra gigante. En este caso, vemos cómo el doble, en shock por la derrota del clan Takeshi, se abalanza en un ataque kamikaze revelando su locura. Herido, consigue llegar hasta la orilla del río donde una vez dentro mezcla por última vez el color rojo de su sangre con el azul del agua.

kurosawa peliculas

Aunque podemos encontrar aún más ejemplos en Kagemusha, no he querido extenderme demasiado y saturar el artículo nombrándolos todos. En definitiva, resulta más que evidente que Kurosawa invirtió una gran cantidad de tiempo en idear los colores para Kagemusha. Tanto si es con una finalidad práctica como es distinguir a los batallones o con una finalidad más estética, como crear escenas armoniosas o añadirles significado, Kurosawa prueba que el uso del color en el cine puede resultar muy útil. De este modo, en Kagemusha demuestra un gran abanico de posibilidades para el uso del color, creando así un boceto que él mismo recreará a la hora de elegir la estética de su siguiente película, Ran.

Esperamos haber conseguido que cuando veáis de nuevo esta magnífica película, la veáis con otros ojos. Dejamos el trailer:

Deja una respuesta