El color en Kurosawa: Ran

Si la semana pasada publicábamos un análisis cromático de Kagemusha (1980), esta semana le toca el turno al color en Ran (1985). En esta tercera entrega del color en el cine analizaremos cómo Kurosawa volvió a usar la misma fórmula que usó en Kagemusha, pero perfeccionada.

El estudio del color en el cine de Akira Kurosawa lo comencé hace ya años y recuerdo que, cuanta más información encontraba, más me convencía de la importancia especial que tenía el color en Kurosawa. Y no solo me limito al análisis de su obra cinematográfica, sino que la vida del japonés estuvo estrechamente relacionada con el color. Solo hay que leer su Autobiografía (o algo parecido) para entenderlo. En este libro, el cual recomiendo a todo admirador del director japonés, no solo habla de la época previa a su carrera cinematográfica (que, por cierto, cuenta cómo entró al mundillo de pura casualidad), sino que habla de su niñez, sus traumas y su adolescencia. Pero lo más interesante es la gran cantidad de referencias cromáticas que hace en sus descripciones del pasado. Si a alguien más le interesa, igual me animo a escribir un artículo biográfico que, personalmente, me resulta muy interesante.

Análisis cromático de Ran

Spoilers a partir de ahora

La historia de Ran (Caos) se desarrolla en una línea similar a Kagemusha. Hidetora Ichimonji (Tatsuya Nakadai), señor del clan Ichimonji durante la Era Sengoku y poseedor de tres castillos, se ve en encrucijada de elegir entre dos mujeres para su tercer hijo, Saburo Ichimonji (Daisuke Ryu). Tras síntomas de la llegada de la vejez, Hidetora decide ceder el poder a sus hijos, convirtiéndose Taro Ichimonji (Akira Terao), su primogénito, en la nueva cabeza del clan. Tras el enfado de Saburo este abandona el clan y los hermanos se pelean, quedando Taro y Jiro Ichimonji (Jinpachi Nezu), el segundo de los hijos, como dueños del castillo principal y el secundario. Sin embargo, la esposa de Taro, Lady Kaede (Mieko Harada) quien moverá los hilos desde las sombras, creará conflicto entre los hermanos para así acabar con Hidetora y su clan, los cuales en el pasado asediaron el castillo de su familia causando la muerte de sus padres. La película acabará con la destrucción de la familia Ichimonji por completo.

El color en Ran, aunque en diferente manera a Kagemusha, tiene una importancia vital. Podemos encontrar los tres usos típicos que hace Kurosawa del color y que ya encontraríamos en Kagemusha: armónico, distintivo y simbólico. Pero, además, es interesante ver cómo solo algunos personajes en concreto tienen un uso simbólico del color en el filme. Así, mientras que Kagemusha se compone de una paleta de colores más experimental donde Kurosawa dio rienda suelta a su imaginación, en Ran podemos encontrar la serenidad y la sutileza de una obra más autoconsciente.

DISTINTIVO

Al igual que en Kagemusha, el uso distintivo del color está presente durante todo el filme. Esto vuelve a ser fundamental al tratarse de otra película bélica con un gran número de extras a cada momento en pantalla. De esta manera, Kurosawa consigue facilitar al espectador la tarea de distinguir entre los distintos batallones de los hijos del clan Ichimonji, además de sus enemigos. Así, Kurosawa se asegura de que el espectador no gastará su atención en reconocer constantemente quién está en la lucha, sino en lo que esta lucha representa a nivel emocional. Y para distinguir claramente los diferentes personajes del filme Kurosawa no tardará en mostrarnos a la familia Ichimonji vestidos con sus ropajes de distintos colores. De esta manera, desde el principio de la película podemos fijar al hijo primogénito, Taro, como el color amarillo. Jiro, el segundo, como el color rojo. Y Saburo, el tercero, como el color azul.

color en Ran

En esta reunión no solo podremos distinguir y fijar los colores de los tres hijos, sino que, Kurosawa aprovecha para presentarnos a dos de sus rivales, Fujimaki (Hitoshi Ueki) y Ayabe (Jun Tazaki) quienes están ofreciendo la mano de su hija para el tercero de los hijos, Saburo. A la izquierda, podemos ver como Fujimaki, quien viste de claro, contrasta con Ayabe que viste de oscuro con sus respectivos estandartes. De tal manera, podemos ver la distinción en el campamento que ambos han montado junto a la familia Ichimonji.

color en Ran 1985

Es de mencionar que ambos enemigos son representados por el negro y por el blanco, como ya pasaría en Kagemusha. De esta manera, cuando ya avanzada la historia entran en acción los ejércitos de Fujimaki o Ayabe contra aquellos de los tres hijos, el espectador puede reconocer al instante el ejército blanco de Fujimaki o el negro de Ayabe. Esto es importante ya que cuando se acerca el clímax en el tercer acto el espectador ha conocido ya una gran cantidad de personajes y los colores sirven para diferenciar qué batallones están en un bando o en el otro. Así, cuando vemos el ejército blanco reconocemos a Fujimaki, aliado de Saburo. Mientras que cuando vemos el ejército negro reconocemos a Ayabe.

color en Ran kurosawa

Armónico

La armonía también tendrá un papel fundamental en Ran y es que ya desde el principio Kurosawa está basando la armonía en la convivencia de los tres hijos: amarillo, rojo y azul. De esta manera, podemos encontrar imágenes armoniosas en gran parte de la película y no solo debido a la relación entre hermanos, sino que, cuando esta falla Kurosawa se las idea para añadir elementos o personajes de diferentes colores que creen escenas armoniosas. El uso de los hijos como los tres colores primarios sustractivos es importante ya que añade varios matices. Por un lado, que cuando los tres están juntos hay un balance que funciona, donde reina la paz. Este arma de doble filo supone, por otro lado, que cuando uno de ellos falta la balanza se desnivela y comienza a existir el caos. Otro matiz es que, al ser colores primarios, significa que son colores enteramente puros, los cuales son opuestos entre sí ya que ninguno posee nada en común con los otros dos.

color en Kurosawa

Kurosawa también crea armonía usando sólo dos colores complementarios como ya haría en Kagemusha. De esta manera, podemos ver en el siguiente fotograma a Lady Kaede en su primera aparición vestida de azul y naranjado (rojo + amarillo), creando una armonía en pantalla. Esto es curioso ya que a partir de esa escena Lady Kaede será representada con el color rojo que le acompañará hasta el final de la película.

teoria del color Ran

De igual manera, el hijo segundo, Jiro, quien es representado por el color rojo viste de azul con un toque rojo, para sorpresa nuestra, en una escena en la que transcurre una reunión con sus generales. Aunque al principio pueda parecer extraño, como vemos en el siguiente fotograma, la escena acabará con una reunión entre Jiro y su padre Hidetora quien viste de amarillo creando así la armonía entre los tres colores primarios. Estas dos anomalías en el vestuario de Lady Kaede y Jiro pueden ser síntomas de la fijación de Kurosawa por crear escenas armónicas a la vez que demuestra una preferencia por estas escenas armónicas con respecto a la utilización del color como definitorio para los personajes. De cualquier manera, son casos aislados dentro de un vasto mar de ejemplos válidos.

teoria del color Ran 1985

En relación con Hidetora y su color amarillo, Kurosawa aprovechará para de esta manera acompañarlo de dos escuderos que lo complementen tanto en su aventura como en su armonía cromática. De esta manera, no es de extrañar que uno de ellos, Tango (Masayuki Yui), vista de azul mientras el otro, Kyoami (Peter), vista de rojo. Juntos los tres alcanzarán la armonía cromática.

teoria del color kurosawa

Por otro lado, cabe destacar que Kurosawa también usa la armonía en ciertas escenas de tensión. De esta manera, podemos apreciar dos escenas cruciales en el filme donde la armonía tiene una gran fuerza. Por un lado, se puede apreciar la armonía de colores cuando Lady Kaede, tras la muerte de su esposo Taro, visita a Jiro. Esta escena, que comienza con la figura de Kaede portando un cuchillo, acabará con ellos juntos en la cama de la habitación principal del castillo jefe, la cual es amarilla. En ella, el hermano rojo y Lady Kaede, de azul, unirán fuerzas para el resto de la película. Por otro lado, cuando Hidetora no es aceptado en el segundo castillo por su hijo Jiro llevándole a la locura, podemos apreciar que la armonía que existía se rompe tras el abandono para siempre por parte del padre a su hijo.

psicologia del color kurosawa

Simbólico

A pesar de que en Ran podemos encontrar los tres usos que Kurosawa da al color, el denominado uso simbólico vuelve a ser el gran pilar en el que el director japonés se apoya para jugar con los colores y sus matices. Es fundamental la separación de los tres hijos en los tres colores primarios sustractivos, no por la facilidad para distinguirlos como ya se ha comentado sino por la fuerza significativa que tiene el hecho de ser completamente diferentes entre ellos. Esto es imprescindible para entender la película y es algo que Kurosawa planta desde el primer minuto. Pero, además, es interesante analizar los colores en esa reunión pues el padre de ellos, Hidetora, viste de blanco. Si bien es cierto que el blanco es usado por Kurosawa con diferentes significados como por ejemplo serenidad, poder o inocencia, también es el contrario del color negro. Podemos analizar que, siguiendo la teoría del color, el negro es el resultado de la suma de los tres colores primarios sustractivos (de pigmento): amarillo, rojo y azul. Por lo tanto, mientras que el padre, de blanco, gobierna un clan que ha salido victorioso de infinitas batallas, la mezcla de los tres hijos solo podrá resultar en un color que represente la negatividad como el negro.

El hecho de que Hidetora Ichimonji solo vista de blanco o amarillo, colores relacionados con la luz, es muy interesante ya que el símbolo de la familia Ichimonji es un sol radiante sobre una luna, ambos amarillos. De igual manera, en varios momentos del filme podemos ver un buda estampado en una tela la cual parece brillar con una luz amarilla. Sin duda, Kurosawa está haciendo una correlación entre el cabeza del clan Ichimonji, creador del clan, con la figura de Buda. Es cuando estos faltan en la vida de los personajes que sus pasiones humanas salen a relucir y el caos comienza a tomar lugar.

color Ran

A diferencia de su padre, los hijos tendrán su propio estandarte individual que podemos ver en el siguiente fotograma. Estas insignias estarán relacionadas o con el sol o con la luna, pero nunca ambos ni de igual manera que aquella usada por su padre. Dichos símbolos también son importantes pues nos dicen mucho de los personajes y cómo ven la vida que les ha tocado vivir. De esta forma, el primogénito y heredero del clan, Taro, usa el color amarillo acompañado de un sol amarillo. Este hecho nos indica que Taro, como primogénito, será el más parecido a su padre y directo heredero como se demuestra en el transcurso de la historia. Por el contrario, el segundo hijo, Jiro, usará una luna amarillenta sobre su armadura roja. Jiro, quien se desarrollará como el personaje más agresivo y pasional, es representado por una luna menguante de extremos puntiagudos. Así, mientras que Taro es representado por un símbolo redondo, menos agresivo, Jiro será representado por todo lo contrario. El tercero, Saburo, es representado como una media luna en referencia a que está a medio caballo entre el temperamento de un hermano y la serenidad del otro. Como veremos tras desarrollarse en la historia, Saburo es el primer hermano que riñe con su padre haciendo que este lo expulse de la familia, pero es el único quién al final de la película perdonará toda acción a su padre intentando devolverle a la cordura que este ha perdido.

cine japones color

Una vez definido que el amarillo es el color de Hidetora Ichimonji y, por ende, de su clan y su primogénito podemos ir más allá y relacionar el amarillo con los sentimientos de Hidetora. Ya que de amarillo es como él viste, además de su castillo y su primer hijo podemos asumir que es un color importante para él y que éste está relacionado con su afecto. Es por ello por lo que, por extraño que pueda parecer el personaje de Sué (Yoshiko Miyazaki), podemos llegar a entender mejor su relación con Hidetora cuando la vemos vestida de amarillo.

Sué, al igual que Lady Kaede, es hija del antiguo propietario de uno de los castillos que ahora habitan los Ichimonji. Hidetora, tras acabar con su clan, casaría a ambas huérfanas con sus hijos Taro y Jiro. Pero Sué, al contrario de Kaede, decide entregar su vida a sus creencias y no buscar venganza. Cuando el personaje de Sué se nos es presentado, Hidetora llega de visita al segundo castillo, pero, en vez de visitar a su hijo, prefiere ir directamente a hablar con Sué. Este gesto, junto a otro posterior donde es la propia Sué quien hace recobrar la cordura a Hidetora nos hacer llegar a la conclusión que el asesino de sus padres, Hidetora, tiene un gran afecto por Sué. Además, Kurosawa coloca a ambos personajes frente a una puesta de sol que refuerza sus colores amarillentos creando una atmósfera casi romántica. De esta manera también podemos ver un contraste entre sus dos vestimentas. Esto es un recurso que Kurosawa ya usaría en Kagemusha para añadir un matiz de madurez a los mayores y de inocencia a los jóvenes. De igual manera, cuando Hidetora viste de amarillo siempre será en una tonalidad más oscura que la de Taro quien vestirá de un amarillo luminoso saturado.

kurosawa en color

A pesar de la importancia del amarillo, en cuanto al poder se refiere, en la historia de Ran será el color rojo el que predomine durante la mayor parte de la película. Como ya haría en Kagemusha, el rojo será utilizado en la mayoría de las escenas de batalla como un elemento llamativo y creador de tensión. Kurosawa, sabedor del efecto que el rojo produce en el espectador, lo utiliza para así captar fácilmente la atención y es por ello por lo que lo usa constantemente, a menudo enfrentándolo contra colores radicalmente opuestos como el azul o el amarillo. Y no sólo nos referimos a la longitud de metraje que ocupa el rojo en pantalla sino a la saturación que Kurosawa añade a los rojos. Es tras ver los rojos conseguidos en Ran que podemos entender a qué se refería Kurosawa cuando afirmaba que hasta los años setenta la tecnología no había avanzado lo suficiente como para usar el color a su gusto. Así, como vemos en el siguiente fotograma, encontramos armaduras muy saturadas y sangre que afecta de manera visceral al espectador.

uso del color cine

El rojo tiene un simbolismo enorme en Ran y es que representa todas las muertes posibles que ocurren en una guerra. Kurosawa, reconocido crítico de las guerras no duda en bañar las retinas del espectador con sangre enseñando minutos y minutos de metraje donde solo vemos muertos y muertes. Con estas imágenes Kurosawa se asegura de que el espectador entiende lo que significa una guerra, y a quién afecta. Porque, como vemos en Ran, en una guerra ocurren cientos de atrocidades, desde muertes merecidas hasta asesinatos de inocentes. Todas y cada una de esas posibilidades las recoge Kurosawa en Ran.

fotogramas cine color

Usando explanadas enteras llenas de cuerpos ensangrentados o bien sólo un cuerpo del que fluye sangre como si hubiese un grifo abierto es la manera que Kurosawa utiliza para mostrar los horrores de la guerra. Además, el hecho de que sea una sangre saturada casi luminosa prueba que Kurosawa la está utilizando para manipular al espectador de alguna manera. Pero el rojo no solo vendrá de la sangre producida por las katanas o las flechas, sino que las armas de fuego también producirán una luz roja que añade otra manera de manifestar crueldad. En el siguiente fotograma, poder ver cómo soldados fusilan a mujeres inocentes mientras Hidetora se esconde tras ellas. Justo después, podremos ver cómo en la planta superior las esposas de Hidetora se apuñalan la una a la otra, para ahorrarse una muerte dolorosa, mientras que su ayudante se suicida dejándose caer sobre un cuchillo.

teoria del color cine

Kurosawa consigue representar la guerra de la manera más directa posible, utilizando el rojo para fijar las imágenes en la retina del espectador. El rojo no solo estará en la película a través de Taro, las armas o la sangre, sino que Lady Kaede es otro personaje el cual Kurosawa crea alrededor del color rojo. Como sabemos, Kaede es un personaje peligroso y el rojo se refleja en ella de dos maneras: sensualidad y agresividad. Ya desde el principio del filme esta se presenta como rencorosa y vengativa, que finalmente consigue cuando, indirectamente, acaba con el clan Ichimonji.

Su fuerza no es física, sino que reside en la manipulación de los hombres, a quienes conquista con su cuerpo y su carisma. Pero también la vemos enfundar una daga con la que amenazará, en forma de cortejo, a Jiro. De este modo, Kurosawa no puede representar un personaje como Kaede de otro color que no sea el rojo. Es tanto así, que cuando la vemos vestida de blanco a modo de luto por la muerte de su esposo, podemos apreciar en sus labios un pintalabios rojo intenso. De esta manera, podríamos decir que como ya pasase en Kagemusha existe otro plano de significado en el que los mismos personajes usan los colores para su propio beneficio. En este caso, Kaede utiliza el rojo de sus labios para manipular a Taro.

psicologia del color cine

Pero el rojo no será el único color usado para representar a Lady Kaede, ya que el blanco también tiene importancia cuando se trata de ella. Aparte de aportar sofisticación o inocencia, el blanco es usado por Kurosawa para hacer un retrato de Lady Kaede como una serpiente. Esta representación, que podemos ver en el siguiente fotograma, estaría ligada al mito de La serpiente blanca, también conocido como Madame serpiente blanca, el cual es muy popular en la cultura asiática.

Kurosawa utiliza el mito de la serpiente japonesa con cara de mujer para representar a Kaede. Las serpientes, conocidas por ser sigilosas y con un veneno fatal, han sido uno de los grandes símiles usado por escritores a la hora de describir personajes negativos o malvados como Kaede. Kurosawa se acoge a esta visión universal para crear una Lady Kaede vestida de blanco, inocente, pero que ante el más mínimo despiste de Jiro se abalanza sobre él poniendo una daga en su cuello. Tras esto, no solo lo corta, sino que, actuando casi como un demonio o animal depredador, le lame la sangre que gotea por su cuello. En muchos aspectos, Kurosawa se acerca en esta representación de Lady Kaede a su compatriota Mizoguchi y sus mujeres demonio de, por ejemplo, Los cuentos de la luna pálida (1945).

Kurosawa crea un símil tan directo que tras la escena en la que Kaede bebe la sangre de Jiro y hacen el amor, podemos ver el kimono de esta en el suelo del castillo como si de una piel de serpiente se tratase. Mientras lo recoge, podemos ver que lleva puesta una prenda interior azul oscura brillante la cual simula unas escamas de piel de serpiente. No bastante con esto, tras una discusión con Jiro, Kaede encuentra una polilla malherida en el suelo que, como con instinto animal, atrapa usando su propio kimono. Esto puede ser visto como una metáfora en la que el depredador, la serpiente, caza a sus víctimas usando su propia ropa de mujer. Más adelante, Kyomi volverá a mencionar las serpientes cuando recrimina a Hidetora haber sido un pájaro que ha incubado huevos de serpiente. De este modo, resulta claro que la metáfora de la serpiente rondaba la cabeza de Kurosawa mientras creaba Ran.

psicologia del color kurosawa

Otro uso del color como herramienta de significado lo podemos apreciar, precisamente, en la batalla del ejército de Taro contra el ejército de Jiro. En esta disputa por el tercer castillo, donde se ha refugiado momentáneamente su padre, ocurre la muerte de Taro y la locura de Hidetora. El padre, tras verse contra las cuerdas por sus propios hijos no tiene otra solución que perder la cordura. De esta manera, deambulando, lo vemos salir de un castillo en llamas rodeado por ambos ejércitos.

uso cromatico kurosawa

Es interesante el uso del color en esta escena pues, Kurosawa usa el color de ambos ejércitos a izquierda (amarillo) y derecha (rojo) para crear naranja en el centro. De esta manera, implica que cuando ambos ejércitos (y ambos hijos) se enfrentan no puede resultar otra cosa que fuego. Pero no solo un fuego físico que acabe con el tercer castillo de la familia, sino un fuego metafórico que acaba con la cordura del padre.

Hidetora, a quien hemos visto en una escena previa buscar desafortunadamente una forma de suicidarse en la torre, baja las escaleras delirante. Como alguien que debería haber muerto, pero sigue vivo. O igual alguien que preferiría estar muerto a estar vivo. Con esta imagen que nos recuerda a la de un zombi, vemos cómo Hidetora sale de entre la nube de humo como si de un fantasma se tratase asustando a los soldados a su paso. En definitiva, la figura de Hidetora no se ha convertido en otra cosa que en un fantasma de lo que fue. Desde este momento en adelante, Hidetora deambulará por el mundo entre la cordura y la locura hasta que Saburo lo rescate.

analisis cromatico kurosawa

De este modo, teniendo la certeza de la importancia del color para la mirada de Kurosawa, el análisis cromático en ambas películas no revela otra cosa que la intención firme del director japonés de usar el color con fines relevantes. Así, hemos sido capaces de extraer tres modos distintos de uso del color los cuales hemos llamado distintivo, armónico y simbólico. Estos tres modos han servido para agrupar las diferentes situaciones en las que Kurosawa usa el color con fines diversos, ya sea para distinguir entre personajes (distintivo), para crear una armonía cromática (armónico) o para añadir significado (simbólico). El uso repetido del color con no solo una sino tres finalidades distintas evidencia además de una intención, una estrategia artística en la que podemos considerar Kagemusha un experimento y Ran un producto más sereno. Y es que, debido a la alta cantidad de personajes involucrados en Kagemusha, el uso distintivo del color se vuelve fundamental. Sin embargo, es en Ran donde el uso armónico y simbólico acaban de ser perfeccionados.

Deja una respuesta